¿Quieres un crédito rápido?

¿Cuántas veces has oído hablar de los créditos o préstamos rápidos? Probablemente muchas. Este tipo de financiación también recibe el nombre de minicrédito, minipréstamo, microcrédito, micropréstamo y todas sus variantes. Pero al fin y al cabo significan exactamente lo mismo; financiación de cuantías reducidas para situaciones personalizadas.

Su objetivo principal es cumplir con la urgencia, son la necesidad puntual de cubrir algún desperfecto, con el deseo de realizar un proyecto, por pequeño que sea. Están orientados a particulares y en la mayoría de los casos, sus requisitos y condiciones son realmente ínfimos. Es decir, que muy pocos son los que quedan excluidos de dicha financiación.

Su funcionamiento es fácil de entender y por ende, fácil de tramitar cualquier préstamo. No tienen oficinas ni departamentos físicos con los que atender en directo, pero su actuación online permite estar comunicados en todo momento con los clientes. Mediante una calculadora de préstamos y un formulario, hacen posible que cualquiera pueda solicitar un préstamo de estas características.

En cuanto a rapidez se refiere, su contestación suele llegar a los pocos minutos. La media suele ser de 10 hasta los 15 minutos. Si te preguntas por los requisitos, son bien pocos como por ejemplo ser mayor de edad, vivir en España y tener una cuenta corriente donde poder realizar el ingreso. No requieren que tengas ingresos fijos, ni pensión ni apenas aval. Además, a muchas de estas empresas tampoco les importa si estás en el ASNEF o cualquier otra lista de morosidad.

Como hemos dicho, estos préstamos cumplen con la necesidad y la urgencia. Es decir, que no son recomendables como modelo de financiación diaria ni mensual, ya que nos podríamos encontrar en una situación de deuda aún mayor de la que estábamos en el principio. Eso, obviamente, no es inteligente ni beneficioso.

¿Créditos sin ingresos ni aval? Sí, es posible

Como hemos dicho anteriormente, estos préstamos de pequeñas cuantías se pueden solicitar aunque no tengamos ingresos como nómina o pensión ni tampoco podamos aportar un aval. En un principio puede ser chocante, ya que estamos acostumbrados al modelo típico de financiación como es el que nos encontramos en las entidades financieras de toda la vida.

En este caso, puedes solicitar préstamos de hasta 600€ (en la mayoría de los casos) sin tener que aportar un justificante de ingresos ni a un tercero para que te avale.

¿Préstamos estando en el ASNEF? También, puedes

Si por algo se caracterizan estos préstamos son por sus escasos requisitos o condiciones. Algunas empresas sí que miran dichos ficheros de morosos para realizar un perfil crediticio del solicitante, pero muchas otras no. Eso quiere decir que no tienen ningún inconveniente en ofrecerte un minicrédito aún estando en alguna lista de morosidad, como el archiconocido ASNEF.

El mundo financiero ha ido cambiando y saben perfectamente que estar en una de estas listas es sinónimo de moroso o de persona sin fondos. Muchas veces se nos incluye en estas listas porque no queremos pagar de forma activa, como es el caso de compañías telefónicas que nos piden facturas impagadas y nosotros sabemos que se pagaron en su momento y nos negamos a pagar. Es distinto poder pagar pero no querer, que querer pero no poder pagar y ello, las empresas prestamistas lo saben.

Además, hablamos de préstamos sin papeleos

No sólo cabe mencionar los pocos requisitos y condiciones que nos encontramos cuando queremos solicitar un minipréstamo online, sino que además, su rapidez viene otorgada porque no debemos aportar documentación alguna.

Si alguna vez has ido al banco a pedir un préstamo, es probable que te pidan justificante de ingresos, declaración de la renta de los últimos años, facturas, explicaciones…

En cambio, los créditos urgentes no piden ninguna documentación a excepción del DNI, claro. Tampoco piden motivos por los cuales quieres el dinero ni justificantes de lo que hagas pagado o comprado con el mismo. Además, al tramitarse totalmente online, no existen papeleos de por medio ni trámites que ralenticen la transacción. Tan solo un formulario y esperar.

Además, suelen tardar minutos en realizarte el ingreso, como siempre, sin explicaciones innecesarias.

¿En cuánto tiempo recibo la respuesta? ¿Y en hacer el ingreso?

El tiempo que tarda cada empresa es diferente, pero la mayoría suele tardar menos de 10 minutos. Tienen en consideración que si estamos hablando de préstamos urgentes, todo debe llevar el carácter de urgencia, siendo así también el tiempo de contestación de la misma empresa.

Hablando un poco de los tiempos, las más rápidas suelen ser OkMoney, Wonga o Creditomovil, las cuales aseguran que en 10 minutos recibirás respuesta. Las demás no suelen demorarse mucho más, pudiendo contestar desde los 10 minutos hasta las 24 horas como es el caso de Kyzoo.

Hablando del ingreso también es variable pero no depende al 100% de la empresa, sino de los bancos que haya de por medio. Normalmente, estas empresas prestamistas tienen cuentas corrientes en los bancos más utilizados o con los que la gente suele trabajar más; BBVA, Popular, Sabadell… Pero obviamente no todos tenemos cuenta en dichos bancos y por ello, el tiempo en que veamos efectivo el ingreso puede ser mayor, como el de una transferencia habitual.

Debemos mencionar el caso especial de Prestamo10, el cual tiene el servicio HalCash. Eso quiere decir que podrás tener tu dinero en efectivo desde cualquier cajero que acepte dicho servicio.

Cantidad mínima y máxima de los minicréditos

Quizás en cuanto a requisitos y condiciones todas las empresas se asemejan pero no en la cuantía máxima que podemos solicitar en cada una de ellas. Por eso, es importante saber o más bien conocer, la empresa que nos podrá suministrar la cantidad de dinero que precisamos. Por ejemplo, si queremos 800€, la oferta se nos reducirá a empresas más concretas como Vivus y Kyzoo. Seguro que has visto los anuncios de televisión de la compañía multinacional como es Vivus.

Las cuantías suelen estar desde los 400€ como es el caso de Dispon, 500€ como Cashper, Creditomas o Pepedinero, 600€ en empresas como Okmoney y Quebueno

Pero si lo que necesitas es más como para un proyecto importante como podría ser una reforma en el hogar, tienes a tu disposición Cofidis, Zaimo y Bigbank, los cuales pueden ofrecerte 6.000, 5.000 y 10.000€ respectivamente.

¿Quieres que tu minipréstamo sea gratis?

Pues es posible aunque te cueste de creer. Si aún no tienes muy claro el funcionamiento de estas empresas y quieres hacer una prueba, tienes a tu alcance préstamos gratis.

Las empresas que se encargan de ofrecértelos son Vivus y Creditomas, las cuales otorgan 300 y 200€ respectivamente a coste 0. Eso quiere decir que si pides 300€ a Vivus, devolverás al cabo de 30 días 300€. Ni un euro más.

Tienes más opciones de financiación como créditos rápidos con asnef y créditos rápidos gratis sin intereses ni comisiones.